SHARE

Sea Search Armada da ultimatum a gobierno Colombiano

Carta del pasado 4 de noviembre dice que vendrán por el Galeón San José. Sea Search Armada anuncia expedición en enero y da plazo de 30 días al presidente Juan Manuel Santos para aceptarla. Gobierno rechazará ultimátum.

Antes de que los colombianos vean emerger los restos del galeón San José o parte del tesoro a bordo, la multinacional estadounidense Sea Search Armada (SSA) anuncia que el fin de la batalla legal por los derechos sobre la nave colonial hundida frente a las Islas del Rosario en 1708 está lejano.

El Espectador conoció una carta que le mandó Jack Harbeston, director general de SSA, al presidente Juan Manuel Santos, fechada el pasado 4 de noviembre. Le anuncia una expedición en enero de 2017 a las inmediaciones de las Islas del Rosario, a 12 millas de Cartagena, donde se supone está la embarcación, a unos 300 metros de profundidad. Invita a Santos a unirse al viaje “para identificar positivamente el naufragio denunciado confidencialmente a ese gobierno en febrero de 1982, cuya propiedad fue declarada por las cortes en común y proindiviso, por partes iguales, entre la Nación y SSA”.

Se refiere a que fue esa firma la primera en denunciar la posible localización del San José y su tesoro, con base en permisos de la Armada Nacional de Colombia, a través de su Dirección Marítima, hechos que fueron ratificados en distintos fallos de la justicia colombiana, el último de la Corte Suprema de Justicia, que en julio de 2007 le concedió derechos sobre la mitad de lo que peritos consideren tesoro, es decir, los objetos repetidos que no sean piezas únicas, patrimonio exclusivo de los colombianos como prevé la Constitución.

Carta de SSA Armada a Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia
Carta de SSA Armada a Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia

Dice el documento: “Tenga en cuenta que no se trata de acceder al hallazgo anunciado por el Gobierno de Colombia en diciembre 5, 2015, sino de identificar positivamente el descubrimiento ocurrido en el área general descrita en el denuncio de 1982, que fue aceptada por la rama ejecutiva desde 1982 y por la rama judicial desde 1994”. Con esto, SSA busca demostrar que lo anunciado por Santos corresponde a lo que ellos ya habían encontrado, es decir, que no se trató de un nuevo hallazgo. O, en caso de que el galeón no esté allí, admitir que sus reclamos están errados. Propone: “Como la ubicación del hallazgo del Gobierno colombiano sólo es conocida por este Gobierno y sus agentes, sus representantes podrán estar a bordo del barco de SSA para dar seguridad de que solo se operará en las áreas descritas en el denuncio de 1982”.

La expedición ya la habían propuesto en 2007 al gobierno de Álvaro Uribe, ofreciendo incluso la búsqueda y rescate del San José a un costo calculado en 40 millones de dólares, que la propia SSA ofreció financiar. Pero el entonces secretario jurídico de la Presidencia de Colombia, Edmundo del Castillo, les respondió en 2010 que el Estado colombiano no estaba obligado a dar luz verde a la operación y que si SSA la intentaba por su cuenta, sería enfrentada por buques y patrulleras de las Fuerzas Militares de Colombia: “la Armada Nacional evitará el desarrollo de actividades no autorizadas en espacios marítimos jurisdiccionales”. Los estadounidenses alegan que no necesitan permiso distinto al fallo de la Corte a su favor.

Ahora le advierten a Santos: “esa amenaza del presidente de Colombia de utilizar la fuerza militar contra SSA ha hecho mucho más difícil y costoso reclutar personal para la expedición, así como la contratación de barcos y equipos técnicos. Y ha causado daños: incrementó el costo de los seguros hasta niveles prohibitivos”. No hay que olvidar que esta empresa perdió una demanda que había instaurado ante tribunales norteamericanos contra el Estado colombiano por 17 mil millones de dólares y tiene lista también una solicitud de embargo inmediato de cualquier parte del galeón San José que sea sacada a flote y llevada a Cartagena.

Por esta razón, Harbeston le pregunta a Santos: “quisiera confirmar si la amenaza ha sido retirada por usted… o si por el contrario se mantiene”. Y le anuncia: “Si no tengo respuesta en 30 días, asumiré que eso significa: …usted no acepta que representantes del Gobierno acompañen a SSA a acceder a la propiedad que en comunidad con la Nación le otorgó la Corte Suprema… y se mantiene la amenaza formulada por el presidente Uribe…”.

El empresario se declara a la espera de una “pronta respuesta” y atento a explicar y discutir detalles como “equipos, número y clase de tripulación, y la relación de las tareas que se ejecutarán en la plataforma continental colombiana”. Según allegados a la firma, la expedición incluiría a “reconocidos periodistas de ese país, científicos y cineastas de Hollywood que están terminando una película sobre el galeón”. El filme fue anunciado en el Festival de Cannes 2016 como The San Jose, “la dramática historia de un galeón español y su tesoro”.

Queda planteado un escándalo internacional con implicaciones políticas y militares, más ahora que el republicano Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos y ejercerá desde enero próximo. La bancada en pleno del Partido Republicano ha reclamado a los últimos presidentes, desde César Gaviria, que le sean respetados los derechos a SSA, so pena de promover sanciones económicas y políticas a Colombia. Desde el recordado Jesse Helms, pasando por congresistas como Guy Vander Jagt, Philip Crane, representante a la Cámara por el estado de Illinois; Dan Burton, presidente del subcomité del Hemisferio Occidental, y Benjamin Gilman, presidente del Comité de Relaciones Internacionales, hasta Hillary Clinton, han hecho llamadas o enviado cartas de presión.

Ahora dan por descontado el respaldo de Trump a sus intenciones de venir por la parte del tesoro en oro, plata, esmeraldas y perlas que se ha llegado a valorar en el Congreso de EE. UU. en diez mil millones de dólares. “En efecto, el respaldo a SSA ha sido republicano. Sobra decir que la plana mayor de SSA apoyó firmemente la candidatura de Trump. Siempre les fue mal con los demócratas, quienes no atendieron sus quejas por la violación de sus derechos a manos del Gobierno colombiano y están confiados en lograrlo ahora”. El primer paso antes de lograr que Trump se pronuncie sobre el caso, será elegir a un republicano como presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado.

Una fuente allegada al Gobierno colombiano dijo que está seguro de que el presidente Santos rechazará “de manera tajante” el ultimátum que le da SSA y esperará a que se posesione el nuevo presidente norteamericano para “tratar el tema por canales diplomáticos, como siempre se ha hecho”. Mientras tanto, como lo anunció el presidente Santos en Belfast durante su gira por el Reino Unido, la exploración de los restos del San José sigue en firme, aunque bajo secreto, con miras a un rescate con todos los procedimientos de arqueología submarina que se usaron en casos como el Titanic, antes de rescatar las reliquias con las que se construirá un museo en Cartagena.

*Autor del libro “El galeón San José y otros tesoros” (sello editorial Aguilar, 2016)

Via ElEspectador.com / Colombia

 

Escribe tu comentario

comentarios